Anthem de BioWare.jpg

Las grandes decepciones de PS5, XboxOne y Nintendo Switch

No son pocos los juegos que a lo largo de esta generación no han cumplido con las expectativas. Nos encontramos ya en el último año de generación y ya conocemos a grandes rasgos los juegos que la cerrarán (salvo alguna sorpresa que nos quieran dar). Esto nos sitúa en una posición en la que ya podemos echar la vista atrás y hacer recuento y análisis de todos aquellos juegos que nos llenaban de ilusión antes de su lanzamiento pero que, tras probarlos unas cuantas horas, nos bajaron el hype de golpe. Se trata de juegos de todas las plataformas, y evidentemente es una lista subjetiva, basada en mis gustos y mis esperanzas, por lo que seguramente falten multitud de juegos que puedan haberos defraudado también a vosotros. Os animo a completar esta lista en los comentarios:

Destiny es una de las grandes decepciones de esta generación.

Destiny 2

Los que tengáis buena memoria recordaréis que el primer Destiny fue en su momento un juego intergeneracional entre la actual generación y la anterior. Además era bastante innovador y daba un puñetazo sobre la mesa en lo que a looter shooters se refiere. Quizá el único referente claro, y posiblemente padre de este nuevo género, era el grandísimo Borderlands.

Todos estábamos contentísimos con Destiny (lo jugué durante varios cientos de horas y lo tuve que dejar casi como el que intenta abandonar la heroína). Entonces se anunció Destiny 2 y todos estábamos como locos; esperábamos la perfección de la fórmula por parte de Bungie, como sabréis los padres de Halo, una de las sagas que han hecho historia en la industria del videojuego… ¿qué podía salir mal?

Destiny 2 fue y sigue siendo una gran decepción. Quizá sea por la difícil relación entre Bungie y Activision, que acabó rota, o por una mala planificación y diseño del juego. El caso es que no enganchaba como sí hizo su primera parte. Además gráficamente no supuso un gran salto respecto a su primera parte.

Finalmente incluso han tenido que regalar el juego base tras la perdida continua de jugadores.

El hype cayó bastante tras probar Shadow of The Tomb Raider.

Shadow of The Tomb Raider

El renacer de esta saga comenzó en el año 2013 con un genial y espectacular Tomb Raider que fue un éxito en crítica tanto entre la prensa especializada como el público. La buena racha prosiguió con el continuista pero buen Rise of The Tomb Raider en 2015.

Con estos antecedentes nos las prometíamos muy felices: una nueva entrega, cierre de esta genial trilogía, una Lara Croft por fin más madura, más salvaje, uso de nuevas tecnologías gráficas como el Ray Tracing… No podía salir mal.

Pero sí. Shadow of The Tomb Raider no es un mal juego, incluso es entretenido hasta cierto punto, pero pierde fuerza, innovación y, lo que es peor, no se siente tan fresco y divertido como sus dos anteriores entregas. Una verdadera pena.

La jugabilidad de Metal Gear Solid 5 es intachable.

Metal Gear Solid 5

No soy un gran experto en la saga, aunque he de decir que he jugado a todas sus entregas principales (exceptuando las móviles).

Metal Gear Solid 5 pintaba bien, muy bien; especialmente en su fórmula jugable. En este sentido no hay reproche alguno… el título se deja jugar y sus momentos de infiltración y múltiples posibilidades realmente divierten. Pero los problemas entre Konami e Hideo Kojima forzaron un desenlace acelerado para un juego que se siente inacabado.

Una pena, aunque parece que ahora Kojima se va a desquitar con su nuevo juego, Death Stranding, esta vez con su estudio propio, total libertad creativa y sin escusas. Veremos…

Halo 5 Guardians es un gran juego… pero esperamos más del Jefe Maestro.

Halo 5: Guardians

El Jefe Maestro ya no es propiedad de Bungie desde Halo 4, y tras este título de toma de contacto se esperaba mucho de la quinta entrega.

Halo 5: Guardians era un juego notable, divertido, con novedades sustanciales y un aspecto gráfico que, si bien ya no se encuentra a la vanguardia técnica, lucía suficientemente bien para las posibilidades de XboxOne.

A pesar de esto, esperaba mucho más de una saga como Halo, que nació revolucionando los shooters en primera persona en videoconsola. Personalmente me pareció un juego sin espíritu, de esos que disfrutas mientras juegas pero olvidas en cuanto pasas al siguiente juego.

Esperemos que 343 Industries se ponga las pilas en el próximo Halo 6 de Xbox Scarlett.

Octopath Traveler me sigue pareciendo precioso.

Octopath Traveler

Tenía muy altas las expectativas. Se trata de un juego precioso gráficamente y con unas mecánicas jugables de la antigua escuela: SquareEnix en estado puro.

Y realmente las primeras horas de juego son fantásticas. El problema llega conforme vas avanzando y te das cuenta que te obliga a revivir todas las historias de forma fragmentada. Algo realmente muy molesto, que te desvincula del argumento y hace que vayamos perdiendo el interés.

Al final abandoné el juego sin terminarlo, y me consta que son muchas las personas que les pasó exactamente lo mismo.

The Last Guardian es una de las obras peor paradas en esta generación.

The Last Guardian

Qué decir de esta obra del Team Ico. Veníamos de dos auténticos juegazos, diferentes pero interconectados. Tanto ICO como Shadow of The Colossus son obras de arte en movimiento, tanto por su manera de plasmar el estilo gráfico, como por su historia de introspección y descubrimiento. Y quizá de ahí venga parte del problema.

Esperábamos como posesos este The Last Guardian, y durante muchos años estuvimos esperando un juego que primero estuvo pensado para PS3 y que tuvo que saltar a PS4 no sin pocas dificultades. Se veía venir, al estilo Duke Nukem Forever, que algo iba mal, muy mal.

Fueron 8 largos años los que necesitó Fumito Ueda y su equipo para vomitar la obra de este niño y su bestia Trico. Técnicamente no estaba a la altura, con caídas de frames, y un desarrollo que, a mí particularmente, me pareció enormemente aburrido. Fui incapaz de terminarlo, y ahí lo tengo todavía instalado en el disco duro de la PS4.

La épica de The Division 2 se pierde un poco respecto a su anterior entrega.

The Division 2

No voy a rajar de The División 2. Vaya por delante que es un gran juego, divertido, con mucho contenido y espectacular gráficamente.

Pero esto ya es una opinión personal. El primer The División me encantó. Es el juego al que más tiempo he dedicado y me entusiasmaba perderme por aquella Nueva York derruida y nevada. La ambientación era una pasada y además las dinámicas de juego enganchaban, especialmente jugado en cooperativo online.

Pero hay algo en este The División 2 que no me termina de convencer. Lo he jugado y he llegado a su endgame…, pero no. El caso es que no sé muy bien el motivo, pero yo lo achaco básicamente a su escenario: Washington me parece una ciudad sin alma, aburrida y sosa. Ahí queda eso.

Lamentable lo que BioWare ha hecho con Anthem.

Anthem

Qué decir de Anthem. El último juego de la peor BioWare que hemos conocido. Todo pintaba genial en aquel primer tráiler del E3, pero esa espectacularidad gráfica ya pintaba raro.

Recientemente conocimos que entonces no tenían prácticamente nada hecho del juego y que ha sido una carrera contrarreloj indigna de un equipo como BioWare…, quién sabe si promovida por EA.

El caso es que el juego ha sido un desastre en todos sus aspectos: downgrade, mal rendimiento gráfico, mecánicas que no están a la altura y un pésimo apoyo por parte de la desarrolladora han llevado a este prometedor título a ser uno de los peores y más desastrosos de toda la generación. Lo bueno: ya se puede comprar por unos 13€.

Wach Dogs es el rey del downgrade.

Wach Dogs

Contigo empezó todo. Todo lo referente al downgrade. Ubisoft nos enseñó a principios de generación un vídeo increíble que nada tuvo que ver con el juego final.

Después resultó que el juego en sí, quitando unas cuantas buenas ideas en cuanto al pirateo de la ciudad, tampoco era gran cosa. Esto se solucionó en parte con su segunda parte, y esperemos que la inminente tercera parte sea el golpe sobre la mesa que necesita la franquicia.

Desde luego con la abuela asesina ya nos han ganado…

Kinect 2 no servía absolutamente para nada.

Kinect y Playstation VR

No pretendo poner estas dos tecnologías al mismo nivel, pues ni tienen nada que ver la una con la otra, ni han supuesto fracasos equiparables.

Kinect se nos presentó como algo revolucionario que nos tragamos en Xbox360 mientras duró la fiebre del control por movimientos de Wii. Pero cuando nos lo quisieron imponer como algo esencial y sustancial de la nueva XboxOne una chispa de lucidez despertó en nuestras cabezas: nadie quería una consola encarecida por un chisme que no valía para nada salvo para encender la consola por voz. Y al final Microsoft tuvo que rectificar y se comió Kinect con patatas.

El caso de PlayStation VR es diferente. No es una tecnología fracasada, pero es cierto que no se ha aprovechado como debería. Se nos prometieron grandes juegos en VR y hemos visto que todavía le queda mucho desarrollo a la tecnología. Juegos pocos, y experiencias algunas más, pero ya.

No obstante tendremos que esperar al lanzamiento de PS5, pues podría ser la ocasión perfecta para darle a esta tecnología el empujón que necesita con una segunda versión más avanzada de sus VR: menos mareos y más juegos. Esperemos que así sea.

Quizá también te interese: ¿Qué juegos saldrán de lanzamiento con PS5?

Nunca dejé de soñar despierto, ni a pesar de la edad, de los convencionalismos o los prejuicios... y eso fue gracias a los videojuegos, sin los que yo no seria yo ni me podría reconocer frente al espejo.

3 comentarios en “Las grandes decepciones de PS5, XboxOne y Nintendo Switch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s