Análisis de Zelda Link’s Awakening

El mejor (con permiso de Resident Evil 2) y más bonito remake de un juego clásico.

Cuando mostraron por primera vez Zelda Link’s Awakening todos nos quedamos boquiabiertos… aquella intro de link en el barco, luchando contra la tormenta y naufragando, nos transportó a muchos a la más tierna infancia. Pero la sorpresa real vino cuando pudimos ver el apartado gráfico y artístico de esta maravilla de Gameboy.

Y quiero comenzar mi análisis por lo más impactante, lo que nos enamora y hace que llevemos meses deseando comprar este juego. El apartado gráfico y artístico de Zelda Link’s Awakening es simplemente perfecto. No puedo concebir una mejor manera de trasladar a la actualidad un juego de la primera Gameboy. Y realmente no había otra: las 3D quedan eliminadas de la ecuación por el simple motivo de mantener la esencia jugable del título, y las 2D están ya tan manidas que era difícil sorprender. Pero lo consiguieron gracias a un estilo gráfico muy llamativo, como de muñecos de juguete en mitad de una isla muy colorista y contorneada con elementos redondeados, compactos y llamativos. Posiblemente no exista ningún otro juego así, lo cual es muy meritorio.

Portada del Zelda Link’s Awakening en su versión DX para Gameboy.

Pero este mismo apartado nos lleva al peor de sus defectos, y tal vez también al único si quitamos los intrínsecos del propio juego (recordemos que se trata de un juego de Gameboy del año 1993, ya ha llovido). El rendimiento gráfico no es el que debería ser para un juego como este. Por muy bonito que resulte gráficamente, no se trata de ninguna maravilla técnica que deba poner a Switch al límite. Sabemos que la consola no es la más potente del mercado, pero la hemos visto mover juegos mucho más exigentes sin ningún tipo de problema. Entonces, ¿qué ha pasado para que Zelda Link’s Awakening sufra unas ralentizaciones tan brutales? Totalmente injustificadas y estropean bastante la experiencia de juego, a mi parecer.

Otro detallito gráfico reseñable es el efecto difuminado que envuelve toda la escena, dejando el centro de la pantalla bien nítido, donde se lleva a cabo la acción, y el resto borroso. Esto generaba muchas dudas entre los usuarios, ya que se trata de un aspecto que en ocasiones no suele agradar En este sentido estad tranquilos, pues no molesta en absoluto y añade una sensación más inmersiva y como de estar jugando a un Zelda “de juguete”.

El estilo gráfico de Zelda Link’s Awakening en Switch es puro amor.

Otro punto a destacar de este remake es la jugabilidad. Por motivos obvios ha mejorado en cuanto a accesibilidad y rapidez de los menús. Esto se debe fundamentalmente a que en Gameboy solo teníamos dos botones, y ahora tenemos unos cuantos más que podemos configurar y tener acceso rápido a muchas funciones sin tener que estar pausando para entrar en el menú.

Del resto de aspectos pasaré de puntillas, porque se trata exactamente del mismo juego que ya pudimos jugar hace años: las mismas mazmorras, los mismos escenarios, los mismos personajes, los mismos objetos, el mismo desarrollo… nada de esto a cambiado de manera sustancial. Algún detallito aquí y allá, pero todo sigue estando donde estaba.

Señalar que el juego está vendiendo muy bien, algo de lo que me alegro enormemente. Pero sí deberíamos reflexionar sobre si se trata de un juego que merezca los 60 euros que ronda como precio de lanzamiento. A mi entender, tratándose de un remake, sería mucho más justo con el usuario sacarlo a un precio de 40 euros (por ejemplo); pero esto ya dependerá de lo que cada uno esté dispuesto a pagar por según qué productos.

En definitiva, nos encontramos ante un Zelda con un mapa pequeñito pero muy compacto. Con muchos sitios a los que ir, unas mazmorras que aumentan la dificultad gradualmente hasta suponer un reto importante y con un backtracking de la vieja escuela, donde era muy fácil estar horas dando vueltas sin saber muy bien qué hacer o dónde ir. Si esto no te supone un problema disfrutarás enormemente de esta gran aventura que, quitando sus graves problemas de rendimiento, es un indispensable de Switch, tanto para quien lo jugó en su día por el factor nostalgia, como para aquellas nuevas generaciones que se encuentran con este Zelda Link’s Awakening por primera vez.

Por favor, que hagan lo mismo con Zelda 1 y 2 de NES.

Nunca dejé de soñar despierto, ni a pesar de la edad, de los convencionalismos o los prejuicios... y eso fue gracias a los videojuegos, sin los que yo no seria yo ni me podría reconocer frente al espejo.

Un comentario en “Análisis de Zelda Link’s Awakening

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s