Mario Kart Tour no es un Mario Kart

Pierde por completo la magia del original: su jugabilidad.

Soy un gran fan de Mario Kart. Los he jugado todos, desde el primero hasta el último. He exprimido cada circuito mil y una veces, me sé los trucos, los atajos, la manera de coger mejor cada una de sus curvas y cómo contrarrestar los items de los enemigos.

La pantalla en vertical no supone un problema en Mario Kart Tour

La noticia de recibir un Mario Kart en versión móvil me dejó con la mosca detrás de la oreja, pero a pesar del escepticismo pensé que Nintendo tampoco lo estaba haciendo tan mal con sus juegos móviles… no son la panacea pero se pueden jugar.

Y esa es precisamente la clave: se pueden jugar. En cambio, este Mario Kart Tour, para mí, no es un Mario Kart, perdón por la redundancia. Hoy me he aventurado a descargarlo con el miedo de quién sabe que algo va mal. Y así ha sido.

Pero vamos por partes. Sus gráficos me han encantado teniendo en cuenta la plataforma en la que corre el juego: nítidos, coloridos y con buen detalle. He de admitir que lo de jugar en pantalla vertical me asustaba un poco, pero al minuto de empezar la primera carrera te das cuenta de que eso no supone ningún problema.

Y es que llegamos al verdadero fallo de este Mario Kart, tan gordo que resulta imperdonable: se maneja mal, muy mal. Al iniciar el juego te dan a elegir si quieres un control con o sin derrape. Evidentemente un Mario Kart sin derrape no vale la pena ser jugado, pero al momento te das cuenta de la gran cagada… siempre derrapas, el control táctil es inexacto y al final la diversión se esfuma por si sola. La otra opción, sin derrape, es sosa y pierde todo el encanto jugable de esta saga.

Concluyendo, al final no hay una opción buena. Como ya he dicho, Mario Kart Tour se maneja mal, y eso en una saga cuyo pilar fundamental es una jugabilidad impecable y que aspira a ser jugado online… es un pecado demasiado gordo.

Mal Nintendo, este va a ser el primer Mario Kart que no pienso jugar y, paradójicamente, es el primero de la historia en ser gratuito.

Nunca dejé de soñar despierto, ni a pesar de la edad, de los convencionalismos o los prejuicios... y eso fue gracias a los videojuegos, sin los que yo no seria yo ni me podría reconocer frente al espejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s