Death Stranding es un remake del juego de la serpiente del Nokia 3310

¿Es Hideo Kojima el nuevo vende humo de la industria del videojuego o es un maldito genio?

Seguramente muchos habréis jugado a aquel hito que supuso uno de los primeros juegos de la telefonía móvil, el conocido como juego de la serpiente. Otros en cambio, por tema puramente generacional, no. Puede que hayáis escuchado hablar de él o incluso jugado a alguno de los muchos clones que salieron posteriormente. El caso es, que para los que no sabéis de qué hablo, se trataba de un juego en el que se maneja una serpiente que debe ir comiendo unos puntos o manzanas mientras va creciendo. La dificultad radica en no cerrarte el camino con tu propio cuerpo, cosa que se va haciendo cada vez más complicada.

El conocido juego de la serpiente del Nokia 3310.

Dicho esto llegamos al quid de la cuestión, al titular… ¿Alguien sabe exactamente qué es Death Stranding? Pues bien, para mí es un remake de dicho juego… y me explico:

Hideo Kojima, como todos sabéis el creador de Metal Gear, siempre está buscando la manera de innovar, de sorprender o incluso de no pensar en el jugador. Es una persona que busca su propio concepto sobre algo independientemente de que encaje en lo mainstrem o no. Esto le ha llevado históricamente a grandes éxitos pero también a padecer problemas con sus juegos (Metal Gear Solid 5 y su final inacabado) y con sus jefes (le echaron de Konami, seguramente por dilatar eternamente sus producciones). Pero ahora es su propio jefe, más o menos, pues se encuentra bajo el paraguas de Sony.

Bien, Death Stranding es una obra muy personal, quizá demasiado. Actores reales y un concepto muy difuso. Sabemos que Kojima ama el mundo del cine, y se nota en todo lo que hace, pero… nos encontramos con un juego en el que parece que, básicamente, hay que llevar cierta cantidad de cosas del punto A al punto B. Entre medias nos encontramos con un mundo enorme, tanto en extensión como en vacío. No hay nada más allá de valles, cordilleras y ríos.

Esta reflexión nos lleva ineludiblemente a la aseveración del titular, Death Stranding es un juego demasiado simple, o quizá demasiado narrativo; como la serpiente, debes ir hasta la siguiente manzana, cargado con tu equipaje, y unir a la humanidad y esas cosas que dice Kojima. Una manzana, otra manzana, un punto, otro punto, y entre medias, el vacío. Un concepto simple y repetitivo. Sin más.

Y dicho esto solo espero equivocarme y como mínimo el juego de nuestro querido Kojima resulte al menos mínimamente adictivo. De momento sus dinámicas jugables no apuntan a ello.

Por lo menos el juego de la serpiente del Nokia 3310 lo era.

Nunca dejé de soñar despierto, ni a pesar de la edad, de los convencionalismos o los prejuicios... y eso fue gracias a los videojuegos, sin los que yo no seria yo ni me podría reconocer frente al espejo.

4 comentarios en “Death Stranding es un remake del juego de la serpiente del Nokia 3310

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s